Cimentaciones: Zapatas, losas. Diferencias básicas.

Las cimentaciones son, sin lugar a dudas, las estructuras de menos visibles, pero a la vez, más importantes a la hora de sustentar un edificio, un puente, o cualquier otra estructura que deba apoyarse en el terreno. Existe una gran variedad de cimentaciones, por lo que en esta primera parte nos centraremos sólo en las cimentaciones superficiales o cimentaciones directas.

Las cimentaciones superficiales o también llamadas cimentaciones directas, son aquellos elementos estructurales que permiten transmitir las cargas generadas por el edificio al terreno sobre un plano horizontal. Como regla básica a la hora de clasificar las cimentaciones, se considerarán cimentaciones superficiales, aquellas cuya profundidad del plano de apoyo no supere en dos veces el ancho de la cimentación (D=2B).

Zapatas

El primer gran grupo de cimentaciones son las zapatas, estructuras de hormigón armado, generalmente de planta rectangular, que permiten transmitir las cargas al terreno. Son muy frecuentes, tanto por su economía como por su sencillez a la hora de ejecutar las mismas. A su vez, las zapatas pueden dividirse en:

Zapata aislada

Elemento de cimentación, en general, de planta rectangular, con un canto mínimo de 40 cm en zapatas de hormigón en masa y de 30 cm en zapatas de hormigón armado. Empleadas para pilares aislados en terrenos de buena calidad, cuando las cargas descendentes tienen una excentricidad pequeña con respecto al centro de la zapata. Las zapatas aisladas deben hormigonarse de una sola vez, evitando a toda costa el hormigonado por fases.

Zapata aislada

Zapatas combinadas

Si por causas constructivas, el descenso de las cargas del pilar no se encuentra centrado con respecto a centro de la zapata, esta excentricidad puede provocar un vuelco o hundimiento de la cimentación, por lo que se unen o combina la zapata con otra zapata próxima mediante vigas centradoras o equilibradoras.

Zapatas combinada

Zapatas corridas

Son aquellas cimentaciones que reciben una carga lineal generada principalmente por el apoyo de un muro o por pilares alineados relativamente próximos.

Zapata corrida

Cuando por aspectos constructivos o geotécnicos la suma de las áreas de las zapatas que se necesitan para sostener la estructura, excede el 50% de la superficie cubierta por el edificio, las zapatas se “unen” para formar una losa de cimentación.

Losas de cimentación

Las losas de cimentación no son más que zapatas de grandes dimensiones. Como en el caso de las zapatas, a su vez se pueden dividir en:

Losas de canto constante

Esta solución se emplea en la mayoría de los casos, principalmente por su facilidad de ejecución.

Losa continua

Losas con refuerzos

Recrecidos de hormigón en las bases de los pilares para evitar el punzonamiento del terreno. Se pueden disponer tanto por encima como por debajo de la losa.

Losa con refuerzos

Losas nervadas

Emparrillado de vigas unidas entre ellas por una placa superior de hormigón.

Losa nervada

Losas aligeradas

Como su propio nombre indica, tratan de reducir el uso de hormigón en zonas poco solicitadas, permitiendo resistir grandes esfuerzos de flexión. Los huecos se pueden crear con encofrados recuperables o perdidos, como vimos en la entrada del Bubbledeck.

Losa aligerada

 

¡Y hasta aquí la entrada de hoy!, ¡Saludos y hasta la próxima!

Pictures Authors:
·Header picture author Covarrubias36.
·Render foundations author Antonio Fernández Troyano.

Escrito por

Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos recién licenciado por la Universidad de Cantabria. Me encanta todo lo que tenga que ver con el mundillo de la construcción y del project management.

Web personal...

Google+...

Comentarios cerrados

Comments (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *